Etiquetas

, ,


En el becerro de oro y el dinero, trataré de extraer la moraleja del episodio aquel donde el pueblo hebreo en el desierto decide construir un ídolo metálico a quien adorar, pensando como inversor.

Para empezar es una forma de protesta por las leyes tan severas que les son impuestas. ¿Porqué un toro joven? Porque es el símbolo de la prosperidad en Egipto.

La enseñanza clara a mi juicio es que la riqueza puede, en un momento dado ser rival de la misma divinidad, lo cual puede hacer incurrir a los fieles, en idolatría, en verlo como un fin por sí mismo.

Leer también: El éxodo y el dinero , amor y dinero