Etiquetas


Leyendo un poco sobre Nicolas Copernico me encuentro hoy, mientras un calor pegajoso obliga a que mi camisa se pegue a mi toso sudoroso. Miro por la ventana y trato de imaginarme a un polaco inteligente queriendo pensar distinto y atreviéndose a hacerlo. Otros tiempos, otras ideas, mucha ignorancia y misticismo; de verdad que la tuvieron dura nuestros mayores para intentar configurar el mundo que nos han legado, pese a sus limitantes y defectos. Hacer ciencia en los tiempos de antaño era más una proeza antes que otra cosa. Cómo admiro a esos precursores, trabajando con las uñas.