Etiquetas

, ,


Nancy Esperanza era una chiquilla que estudiaba primero bachillerato junto a mí, de ojos pequeños, oscuros, pocas cejas, pocas palabras. Solíamos hacer tareas, bailamos un par de veces y, como buenos chiquillos jugábamos y organizabamos programa para los viernes cultures, éramos de los más activos en las fonomímicas, en cantar, declamar y en bailes típicos. Era una gran persona Nancy Esperanza (tal vez mejor que yo mismo diría). Durante un par de años compartimos muchas y muchas actividades, desde comer queso hasta hablar de poesía (ah..¡cuanto le gustaban mis poemas a aquella chiquilla!). De repente un día  a su padre lo trasladaron (trabajaba en el banco del pueblo), no volví a saber de ella hasta un día, casi 21 años después que me encontraba haciendo fila en una entidad bancaria de una ciudad lejana para una consignación y, una mujer bajita, pasada de kilos, cabello corto y los mismos ojos inquisitivos de la adolescencia-casi infancia, me sonrieron…era Nancy Esperanza, una señora, me dijo que había estudiado psicología, que andaba en trámites para irse del país…fue una charla como de dos horas. De esto hace unos 5 años. Imagino que le ha ido bien (esto de irle bien a las personas es algo relativo y subjetivo)…hoy, cuando escucho una canción que juntos cantábamos, cierro los ojos y rezo, espero que la vida le sonría y recuerde nuestras pilatunas.

ver también: como quisiera, Luz Angela, Angela Marina