Etiquetas

, ,


Ser un perro en nuestra cultura occidental puede querer decír que somos muy enamoradizos e infieles y que nos “comemos” hasta un trapeador con faldas. Pero resulta en la concepción tradicional china el perro es un signo de fidelidad a toda prueba (a ver..un animalito que desde hace más de 9.000 añitos nos acompaña y así le demos patadas a cambio de comida, viene y nos lame la mano…). Pues bien, soy un perro de metal y eso me ha ayudado a entender un poco mi particular manera de vivir y de pensar. No creo en pronósticos al dedillo del futuro pero sí considero razonable y muy serio la manera como el horóscopo chino describe los caracteres de las personas.

Ser un perro en este siglo puede ser peligroso. Hay muchos felinos sueltos. pero vale la pena el riesgo.