Partido Colombia-Chile, la necesidad de un equipo contra la reafirmación de su clasificación por cuenta de la selección chilena.
Se habla bonito en las toldas colombianas, sobre esquemas que incluye marcaje de los delanteros y presión arriba, en campo de Chile.
Durante el primer tiempo, en medio de un partido confuso y enredado, Jackson Martínez, pescando en río revuelto, logra ganar un balón dividido entre un defensa y el arquero austral y lanza a la portería: un soberbio autogolazo (de los que se dice no hay ninguno malo). Pero no se propone nada luego de eso y en un minuto largo, Chile le propina a la selección colombiana dos goles fulminantes, luego de que los narradores del canal caracol estuvieran especulando respecto a que la selección Colombia ya era cuarto, luego quinto y cuando ya se daban al dolor que realmente era temporalmente sexto…asimilen dos sendos golazos y vayan a los camerinos a hacer ajustes y a prenderle una velita a todos los santos.
Segundo tiempo. Un medio campo colombiano descompuesto, desesperado y sin norte, se mira en la cancha del Atanasio Girardot de Medellín. Segundo gol de Colombia. Seguimos jugando a nada.
Un equipo sin identidad futbolistica, solo podía, perder. Efectivamente eso hizo. Cuando gran parte de los resultados de sus rivales se le dieron y solo era menester ganar, cedieron.
Colombia 2, Chile 4. Adiós al mundial Sudáfrica 2010.