Etiquetas

,


Por pc web.

Me canse de los abusos contra mi persona, bien sea en calidad de consumidor o de ser humano. He dado mi grito de independencia y así no tenga muchas armas para sellar la misma, por lo menos hago un bullicio ensordecedor. Armado con un teclado y un blog, siento mi más enérgica voz de protesta contra los abusadores que maltratan a las personas en todos los ámbitos, sean estos sexuales, laborales y un largo etc.

Creo que empecé a cansarme de las injusticias, cuando a los 9 años me fui de mi casa materna porque me sentí excluido de mi propio hogar por un padrastro x; creo que la gesta independentista continuó madurando en mi vida (cual lo hicieran los comuneros, en la historia de Colombia), justo en la muerte de mi padre, cuando renegué de toda fe ciega y de todos los dioses lejanos y complacientes y decidí dejar de suplicar menos y de planear , ejecutar y decidir mi vida más por mí mismo (en la medida de lo posible) hasta el cansancio.

Luego ya casado, con mi frente adornada de una par de cornamentas (registradas, oficiales…porque las hubo extraoficiales) de alce prehistórico o con exceso de calcio en su alimentación, me canse de dar y dar y dar y de intentar brindar felicidad a otra persona, descuidando mi propia existencia (jajaja, sonó como la canción de Tiziano Ferro…el regalo más grande)…Me dije que a partir de ese instante, sería libre, cual lo planteara el autor de Tus zonas erróneas y de Evite ser utilizado (Wayne Dyer) o algo así, y dejaría de creer que puedo cambiar el mundo, cuando lo más sensato es que puedo cambiar mi forma de procesar la vida sin amargarme por lo que puedo o no cambiar y, sin darme golpes de pecho por lo que es de una forma y no de otra.

Pues bien, ahora amo y tengo pareja, en otro nivel de relación, más pausada, profunda y nada estruendosa o necesitada de tantos formalismos o “burocracias y trámites”…pero como me canse de redactar este post, me marcho a pagar el arriendo del apartamento, no vaya y sea que por independiente, me dé por no pagar el alquiler del piso y me saquen corriendo del mismo.