Etiquetas


En mercacentro( supermercado de Ibague) y servicio al cliente contaré una historia de desengaño y mal servicio postventa (aunque luego reseñaré un caso de buen servicio y de atención eficiente).
Compre una Ups con la intención de proteger mi pc de las fluctuaciones de voltaje y esas cosas en un mercacentro. Llegue a instalarlo a mi apartamento y he aquí que no encendía siquiera. Regresé presuroso esa misma tarde y me dijeron que la dejara y que ellos me llamaban cuando pudieran reponérmela. No hay lio, como a los dos días efectivamente me la cambiaron. Empezó a fallar la parte de tomacorrientes donde presuntamente había batería para lo de la energía de respaldo. Inicialmente no le puse mucho cuidado. Cuando ya me apagaba reiteradamente el pc por los tomacorrientes donde debía darme respaldo de energía, decidí reclamar mi garantía. Coja la Ups y vaya al mercacentro donde la había comprado. -¡Qué pena señor! Debe ir al mercacentro de la 60 que allá le dan garantía! Resignación y rabia contenida. Media tarde, pasajes y espera frente a un funcionario que no supo qué hacer y al final, una hora después de verme hacer pucheros y cara de impaciencia, me sugirió que se la dejara y que él me llamaba al móvil cuando supiera qué hacer. Hasta ahí, relativamente normal el asunto. Para no perder el tiempo de desplazamiento, decidí comprar unas bombillas ahorradoras de energía, para ser más exactos, tres. De nuevo transporte hasta mi residencia y llego a instalar los bombillos para ahorrar energía (la cuenta entre la ups y los bombillos ascendía ya a la tercera parte de mi salario) y resulta que dos de ellos estaban fundidos, inservibles. Voy al mercacentro cerca a mi residencia y me dicen en servicio al cliente que lo sienten mucho pero que debo ir hasta donde los compré para el cambio, porque así son las políticas del supermercado.

Ni que uno fuera un niño pequeño para andar de aquí para allá, perdiendo tiempo y dinero en reclamos tras reclamos, ni mucho menos mendigando buen servicio. Como consumidor pagué en efectivo un servicio y exijo se me responda por el mismo sin trabas ni volteretas (esas las hacen los malabaristas no los clientes).
18 de octubre 2012
Segunda experiencia.
En realidad lo anterior había sido un caso aislado, pues igual seguí haciendo mercado con normalidad allí pese a la mala experiencia vivida. Solo que me dije, electrodomesticos allí, no vuelvo a comprar.
El 17 de octubre 2012 hice mi mercado en horas de la noche, ingresé como siempre una unidad de cada cosa que necesitaba para el mes, pagué la factura y me fui a dormir. Cuando empiezo a revisar esta mañana y veo que me han facturado 12 paquetes de avena, me fui de inmediato a pedir revisión. Miraron en las filmaciones, verificaron mi información y me hicieron una nota de devolución. Igual las encargadas no se explican como facturaron 12 unidades de un producto que se pasó por el lector de código de barras y que correspondía a una unidad. Un punto para Mercacentro.