Gaviria y Maza, dos nombres anclados indefectiblemente al trágico deceso de Luis Carlos Galán.

Resulta extraño que solo 20 años despues se decida investigar al exdirector del DAS de ese tiempo por su presunta responsabilidad en el magnicidio, basicamente por el cambio del jefe de escoltas un dia antes de su muerte.

Pero más extraño aun, que Cesar Gaviria, con o sin culpa, el principal beneficiario del fallecimiento de Galán (es claro que de no haber ocurrido el siniestro, Gaviria jamás hubiera sido presidente de la República), veinte años despues, diga que si, que el sospechaba de los nexos de Miguel Maza Marquez con el cartel de Cali.

Este es un pais de locos y aprovechados, definitivamente. Porque es como si buscaran desviar la atención de posibles autores intelectuales, tal como se dice que fue, Santofimio. Nuestra clase politica no es la más austera ni decente del mundo; nuestra clase politica de teja y cemento ha recurrido a lo largo de la historia a los ardides más bajos para lograr sus cometidos de obtención de poder y de prebendas.

Solo espero que el caso Gaviria, Maza, Samper y Santofimio no se empantane, como suele pasar con los elefantes blancos de nuestra clase politica.

Leer tambien Uribe, Correa y Chavez