Etiquetas

, , , ,


Escribí cajones de poemas de amor

Pero para ser poeta – me dijeron –
hay que cercar otras
glorias

La física cuántica por ejemplo,
o la metafisica
la incierta certeza de Dios
y la decadencia del milenio

En realidad
sólo sé escribir poemas
de amor y desamor
y enhebrar los delicados desvaríos del pubis

Aunque intento, juro que intento,
indagar en el desierto las causas y
consecuencias del fantasma de mi padre
la opacada memoria de los muertos
las siniestras virtudes de los vivos

Andadora de amor
tantísimos años
rebusqué
en tejados y en aljibes
hasta encontrarte

Ahora
que después de encontrarte
me he encontrado
quizá pueda escribir sobre
los astros
aunque la verdad, la verdad,
lo que me sigue obsesionando
son tus brazos[1].

[1]Poema de Patricia Severín