Conocer el tiempo de carga de un blog es fundamental para saber si lo debemos o no optimizar.
Se dice que más de 10 segundos de espera por parte de un internauta lo exaspera, luego es un muy buen referente. Conocí una utilidad para medir el tiempo de carga de una web, se llama Stopwatch. Uno ingresa la URL de su página Web o de su blog y el sitio se encarga de medir cuanto se demora nuestro sitio en cargar
¿Podemos optimizar nuestro sitio para que cargue más rápido? Si señores, podemos. Una web o un blog con muchos gráficos grandes pesarán más que uno que limite los gráficos al mínimo o que use imágenes pequeñas; los videos hacen pesado nuestro sitio y, salvo que añadan valor agregado a nuestro blog, es mejor descartarlos; la cantidad de enlaces externos pesan bastante, es mejor prescindir de los que no sean estrictamente necesarios. En mi caso, con mi blog líder donde tengo publicidad contextual, al momento de iniciar los ajustes y la optimización, se demoraba 24 segundos con una conexión a Internet de 1mb y Google Chrome como navegador; luego de los ajustes oscila entre 8,5 y 12 segundos, prescindiendo de alguna publicidad poco rentable, de algunos widgets de Blogger y HTML externo o java script que ralentizaban el sitio.
Ahora si lo que tenemos es una página Web o deseamos manipular el HTML de nuestro blog, bueno, hagámoslo pero solo si tenemos alguna experiencia con ello y tenemos copia de su plantilla. Optimizar el HTML implica borrar espacios innecesarios que cortan un comando a medio renglón para seguir en otro, por ejemplo entre el cierre de una etiqueta y la apertura de otra.

Total loading time.

Pero preparando este artículo me encontré otra herramienta mejor, se llama Pingdom Tools, que no solo nos da el tiempo de carga de nuestro sitio, sino que discrimina elemento por elemento, su tiempo de carga y da un cuadro resumen también.

En Internet el tiempo es oro y los internautas van buscando información puntual y ahí llego al meollo del asunto, lo básico en Internet siempre será el texto (y el HTML), así una imagen valga más que mil palabras.