Etiquetas

, , , ,


El señor Goldstein, de setenta y cinco años, contrajo matrimonio con una mujer de treinta. Conversando con un amigo, se jactó de que durante la luna de miel lo habían hecho seis veces cada noche.
Amigo: « ¡Pero eso podría ser mortal…!»
Goldstein: « ¡Pues si se muere, que se muera!»

Ver también: el ángel de la muerte.