BUENOS MUCHACHOS ([1])
Ahora que galileo y giordano bruno/ han sido redimidos por el humor del papa/ también es de esperar que resuciten/ y nos cuenten qué tal es eso /de pasar tanto tiempo en la nada/ mientras el cosmos mata y se divierte/ ahora que el papa nos ha convencido/ de que galileo y giordano bruno/ eran buenos muchachos/ convendría sacudir con fuerza la inquisición/ para ver cuántos santos incluye/ todavía a estas fechas/ entre las conclusiones a sacar/ de este estupor reciente/ que invade los insomnios/ estimo que lo mejor es ser ateo/ pero no de engañapichanga/ sino mas bien ateo protocolario/ ateo confesional/ con vistas a que un papa/ del dos mil setenta/ autorizado eso sí por nostradamus/ se anime a decretar en un acto de fe/ o en una fe de erratas/ que también nosotros/ somos buenos muchachos
Ver también: Sin embargo
[1] Poema de Mario Benedetti, de su libro el mundo que respiro (2001). La ortografía particular es del autor.