DESNUDECES ([1])
Desnuda una mujer vale la pena/ cuando la contemplamos a distancia/ porque después / si estamos sobre ella/ solo la vemos con la boca ansiosa/ una mujer desnuda es un silencio/ que no admite pudor ni violaciones/ un silencio a menudo tembloroso/ de tanto amor y tanta profecía/ una mujer desnuda tiene normas/ puede dejarse amar con toda el alma/ con todo el cuerpo a veces/ pero nunca/ con el arte de besos fariseos.
Ver también: FLORES DE ESTACION
[1] Poema de Mario Benedetti, de su libro el mundo que respiro (2001)