Etiquetas


No voy a decirte que eres demasiado joven/ para dedicarte a la prostitución/ porque tú te dedicas a la prostitución/ desde que estabas en el vientre de tu madre.
Iba a decirte que eres demasiado joven/ para abandonar la prostitución.
Pero temo perder el tiempo.[1]
Ver también: salutación a Leonardo
[1] Este relato (¿Poema?) es del escritor Rafael Alcides, del año 1968.