Remordimiento póstumo es un poema que en francés se llama remords posthume y que dice así:
Cuando duermas, tenebrosa belleza, en el fondo/ de un túmulo construido de mármol negro/ y tu alma no tenga ya por alcoba y mansión/ sino una gruta lluviosa y una profunda zanja.
Cuando la piedra, oprimiendo tu poroso seno/ y tus caderas que hizo flexibles un ocio grato, /impida a tu corazón latir con un deseo/ y a tus pies recorrer su aventurado camino,/ la tumba, confidente de mi sueño infinito/ (Pues la tumba siempre comprenderá al poeta),/ en esas noches en que el sueño está desterrado,/ te dirá: «De qué sirve, cortesana imperfecta,/ no haber conocido lo que lloran los muertos?»/-Y el gusano roerá tu piel como un remordimiento. [1]
Ver también: Avenir-futuro.
[1] Poema de Charles Baudelaire.