Etiquetas

,


Embriagaos o embriáguese (ande, vaya, emborráchese, pásela ebrio) es un sutil poema titulado en francés, enivrez-vous y como El enemigo, también intenta combatir al tiempo:

Es preciso estar siempre ebrio. Eso es todo: la única cuestión. Para no sentir la horrible carga del tiempo que desgarra sus hombros y los inclina sobre la tierra, es preciso embriagarse sin tregua.
Pero ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, como le parezca. Pero Emborráchese.
Y si alguna vez, en las escaleras de un palacio, en la verde hierba de una zanja, en la triste soledad de su cuarto, se despierta, disminuida o desaparecida su embriaguez, pregúntele al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla, pregúntele qué hora es, y el viento, la ola, la estrella, el pájaro y el reloj le responderán: «¡Es la hora de embriagarse!¡Para no ser martirizados, esclavos del tiempo, emborráchese, emborráchese sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, como le parezca».[1]Ver también: Metáforas indígenas
[1] Poema de Charles Baudelaire traducido en versión libre.