Etiquetas


EL ENEMIGO[1]
Mi juventud no fue sino un tenebrosa tormenta
Atravesada en todas partes de fulgurantes soles;
El rayo y la lluvia hicieron en mi jardín tal estrago
Que apenas si me quedan unos frutos bermejos.
He aquí que he tocado el otoño del pensamiento
Y es preciso utilizar la pala y el rastrillo
Para unir otra vez las tierras inundadas, donde
El agua cava agujeros profundos como tumbas.
¿Quién sabe si las nuevas flores que sueño
Encontrarán en este suelo bañado como una playa
El místico aliento que les dará su fortaleza?
-¡OH dolor! ¡OH dolor! El tiempo devora la vida.
Y el oscuro enemigo que el corazón nos corroe
Con la sangre que vertemos crece y se fortifica.
Ver también: que es la poesia
[1] Poema de Charles Baudelaire, donde plantea que el tiempo es nuestro implacable enemigo.