Antonio Villavicencio


Antonio Villavicencio nació en San Francisco de Quito, el 9 de enero de 1775, siendo hijo de la santafereña doña Joaquina Berástegui y Dávila y de don Juan Fernando de Villavicencio, conde del Real Agrado.
Fue enviado a estudiar al Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario donde se relacionaría con esa briosa juventud que desempeñaría un papel relevante en la independencia de la Nueva Granada (Colombia)
Enviado a España, entró al colegio de Nobles Americanos, pasando luego a la Marina Real, donde conocería a un pequeño grumete de 13 años llamado Pablo Morillo. Empezando el siglo XIX pasó a Cartagena de Indias en la escuadrilla de guardacostas con el cargo de alférez de fragata. Para 1804 lo vemos de nuevo en la Corte peninsular, luego de nuevo como segundo de don Manuel Escaño, peleando la batalla de Trafalgar. Mientras tanto el ilustre criollo mantenía permanente correspondencia con intelectuales y políticos del virreinato de la Nueva Granada. Llega el año de 1810; el Supremo Consejo de Regencia, después de reunir las cortes de Cádiz y en vista de los amagos revolucionarios que fermentaban en las colonias, envía a las mismas, algunos visitadores regentes. Antonio Villavicencio fue comisionado como tal para la Nueva Granada. Arribando a Cartagena y como primera medida, luego de formalizar sus credenciales, solcita saber la causa que había motivado la prisión del oidor decano de Quito don Baltazar Miñano y de don Antonio Nariño. Las tensiones entre estos dos funcionarios que miraban la situación desde dos orillas distintas fueron creciendo. El 14 de junio, el Ayuntamiento, en sesión plena (y al cual asistió Antono Villavicencio), hizo salir de la sala al gobernador, a quien se le adujeron catorce sumarios por abuso de autoridad y nombró en su lugar a don Blas de Soria. Luego partiría, empezando el mes de julio el señor Villavicencio rumbo a la capital del virreinato.
Llegado a San Bartolomé de Honda, tuvo noticias Villavicencio de lo ocurrido en la capital, por nota oficial de don Jose Miguel Pey, vicepresidente de la Junta Suprema. Apenas arribó a Bogota, recibe la notificación del desconocimiento del supremo Consejo de Regencia, cinco días más tarde, luego de meditarlo concienzudamente, responde al oficio diciendo que en vista del cambio de gobierno, creía suspendidas sus funciones. Alcanzó a titubear don Antonio Villavicencio sobre si regresaba a Cádiz o qué camino tomaba; optó por nacionalizarse en nuestro país. Pronto recibiría el nombramiento de encargado de negocios del gobierno de Venezuela en Nueva Granada.
El 9 de mayo de 1812 contrae nupcias con doña Gabriel Barriga y Brito. Un día despúes, luego de otorgar testamento, emprenda la marcha hacia el sur. Para el año 1813 es nombrado miembro de la comisión militar asesora. En 1815 es nombrado gobernador del Estado por parte del colegio electoral de Tunja. Después de esta meritoria labor es nombrado gobernador y jefe militar de la Provincia de Mariquita, último cargo que desempeñó. El 19 de marzo parte hacia Honda, pero sus enemigos realistas le tendieron una celada que dio como resultado que el 28 de abril Villavicencio fuera hecho preso junto a alguno de sus amigos.
Se le hizo un juicio sumario. Morillo quería desquitarse en él por todo lo actuado por parte del criollo para lograr la autonomía de Colombia. El 5 de junio se le puso en capilla. Al día siguiente moriría en el patíbulo.

Leer también: Jose Acevedo Gomez, Eugenio Martin Melendro, Joaquin Camacho

Un pensamiento en “Antonio Villavicencio

  1. Pingback: 2010 bicentenario | Mejores Blogs

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s